lunes, 11 de febrero de 2019

Quiebres de Stocks y su Impacto en la Demanda


Los aspectos logísticos están compuestos fundamentalmente por las actividades relacionadas con el movimiento físico de productos y el flujo de información que los acompaña a lo largo de toda la cadena de abastecimiento. En este sentido, se tendrán en cuenta, entre otras, las prácticas de abastecimiento, generación de órdenes de reposición, compra y manipulación de productos. Pero, no se toman en cuenta las pérdidas en ventas, por no tener el producto a disposición del consumidor.
La tendencia actual, y la buena práctica de una logística moderna, es llevarla desde un sistema “push” a uno “pull”, con el fin de responder a la demanda real del consumidor final. Su objetivo es minimizar el tiempo, los inventarios y los costos a lo largo de la cadena de abastecimiento.
Para esto, se debe colocar al consumidor final como el primer eslabón de la cadena y el más importante, ya que éste es el que define la demanda y las tendencias de consumo, a lo que las empresas deben responder eficiente y eficazmente. Sin embargo, uno de los grandes dolores de cabeza en la toda cadena de suministro es la disponibilidad de productos para la venta delante de los consumidores y/o los usuarios de éstos.
Esta situación ha llevado a dar absoluta prioridad en muchos mercados para encontrar la mejor solución posible. El punto es sencillo: la venta que se pierde por no estar el producto a disposición es venta que no se recupera y la toma la competencia.
¿Cómo se define un quiebre de stock?
Un quiebre de stock es cuando un producto no es encontrado en la sala de ventas en el lugar habitual, en el tamaño, variedad y forma deseada. La Industria del Retail y Consumo Masivo, que lleva la delantera en la profesionalización de la Logística y en la aplicación de buena prácticas mundiales, ha estudiado a fondo los quiebres de stock y es interesante apreciar que sus análisis y conclusiones se extrapolan a otros sectores productivos, entendiendo no sólo el problema de fondo, sino también identificando sus causas y soluciones posibles.
Las causas de los faltantes de productos y las áreas de responsabilidad sobre éstos, se pueden agrupar de la siguiente manera:
• La Sala de Ventas
• Centro de Distribución de la cadena (si existe)
• La oficina de gestión de compras
• La gestión del proveedor

Las posibles causas de los faltantes que se pueden identificar son:
 Mercadería en la bodega de la sala
• El local no realizó el ajuste de inventario correspondiente
• El local no realizó el pedido
• Insuficiente predicción de la demanda
• El CD no despachó a la sala
• El CD no realizó pedido al proveedor
• El proveedor no entregó en cantidad y tiempo
• Producto decodificado temporalmente
Algunas conclusiones
Se podría suponer que con la adopción de nuevas Tecnologías de Información, los problemas de rupturas de stock y de capacidad de respuesta estarían resueltos, pero esto no es así. Las tecnologías modernas son necesarias, pero no suficientes y no bastan las herramientas habilitadoras, ya que es necesario avanzar en métodos y herramientas que ayuden a la reposición y a las compras.
Una eficiente cadena de abastecimiento podría reducir significativamente las rupturas de stock y aumentar la capacidad de reacción, disminuyendo las pérdidas potenciales de ventas y mejorando la competitividad. De esta forma, una Logística eficiente debe juzgarse no sólo por sus costos visibles, sino también por el Valor que puede brindar a sus clientes.
Respecto a los resultados de los quiebres, se aprecian claras diferencias por formatos, siendo los pequeños aquéllos con un mayor número de faltantes debido al poco espacio asignado a SKUs. En todo caso, no se aprecian diferencias entre locales ubicados en regiones y aquéllos localizados en la Región Metropolitana. Además, se aprecia que el día con mayor nivel de faltantes es el lunes, debido principalmente al desabastecimiento de fin de semana, pero no se observan diferencias entre la semana y el fin de semana. Por el contrario, sí existen diferencias entre la mañana y la tarde, siendo en este último período donde se producen mayores quiebres.
Asimismo, se puede determinar que el nivel porcentual de faltantes es inversamente proporcional a la rotación en términos de ventas, es decir, productos con mayor rotación poseen menor nivel de faltantes, o viceversa, productos con baja rotación poseen un alto nivel de faltantes.
Las causas de los Faltantes de Mercadería en Góndola (FMG) en Chile, y en forma consecuente con los estudios mundiales en el Retail, se originan en la sala de Ventas (casi un 90%), siendo la mayor causal el desajuste de inventarios físico vs. teórico (más del 74%). Estudios en EE.UU. muestran que, en promedio, el 73% de los faltantes se producen por mala gestión de sala. En Chile, el 14,5% de las personas que visitan un supermercado declaran encontrar faltantes.
La alta tasa de consumidores que no reconocen quiebres en los productos que compran (más del 70%), puede inferir poca lealtad a las marcas que hace que opten por comprar otra marca o sustitutos. No privilegiando la marca inicial y así la no importancia ante la falta de disponibilidad de productos, hace que no se den cuenta que existen faltantes.
Es imperativo entender y tomar acción para minimizar el efecto de las pérdidas por los quiebres de stocks. Una visión integradora de la cadena de abastecimiento entre el flujo físico con el flujo de información, con una estrategia “Pull” y no “Push”, y dar la verdadera relevancia al consumidor como el pilar más importante para entregar un servicio de valor diferenciador y único, son las claves para el éxito en este proceso.
Tomado: https://www.america-retail.com/retailtools/retailtools-quiebres-de-stocks-y-su-impacto-en-la-demanda/?utm_medium=email